Archivo de la categoría: Asia

Viajes por Asia

Viaje a China 2006 – Parte 2

Día 7 (Guilin – Yangshuo):

Proseguimos nuestro viaje, esta vez tocaba un mini-crucero de Guilin a Yangshuo por el rio Li, es una excursión muy habitual, consiste en bajar el rio en barco y luego subir en autobús. En el barco tienes incluida la comida, no suele estar mal, pero tampoco es gran cosa, ya que en el mismo barco te ofrecen otros platos de mejor calidad por un “módico precio”.

Puedes llegar a gestionar la vuelta para otro día y así poder disfrutar de Yangshuo. Nosotros sólo estuvimos un día, pero merece la pena estar algún día más. Quizás lo ideal fuera dos noches, así puedes disfrutar de alguna excursión por los alrededores.

El rio Li esta rodeado de peñascos calizos que le dan cierto encanto, aunque las vistas dependen de la climatología, si te toca un día caluroso y con bruma, como a nosotros, la verdad es que no se ve mucho… pero si te toca un día despejado seguro que podrás disfrutar del paisaje.

Yangshuo - Barco Dali-Yangshuo
Yangshuo – Barco Dali-Yangshuo

Enseguida te darás cuenta de la popularidad del trayecto, ya que podrás ver un gran número de barcos en todas las direcciones…, pero bueno, merece la pena hacerlo y si encima os respeta el clima, no lo dudéis.

Durante el trayecto, se acercan a los barcos vendedores locales en unas balsas que no parecen muy estables.

Yangshuo - Barco Dali-Yangshuo
Barco Dali-Yangshuo II

El trayecto dura una mañana entera, cuando llegamos a puerto, había un montón de gente ofreciendote de todo, excursiones para ver la pesca con cormoranes, hoteles, restaurantes, guías, etc… Nos fijamos que una chica tiene un cartel con nuestros nombres… ummm ¡Qué raro!, cometemos el error de decir que éramos nosotros… y ya vimos por dónde iba, nos quería hacer de guía, conseguir hotel, etc… le dijimos que no, que ya teníamos una reserva hecha y que queríamos descansar. Tras insistir que nos dejara en paz, se fue.

Llegamos al albergue, y aquí volvimos a tener problemas con las reservas, recordad, en China no es necesario reservar, no encontraban la reserva ni presentando los papeles, la habíamos hecho otra vez con HostelZ, no volvemos a utilizar esa web en la vida. Menos mal que los chicos que estaban en la recepción fueron majos y en un par de llamadas nos encontraron alojamiento no muy lejos del albergue que supuestamente habíamos reservado, y más barato.

Nos duchamos y salimos a patear, la calle principal Xijie es muy turística, llena de puestecitos de venta de todo tipo de cosas y llena de turistas, la mayoría chinos, llegamos hasta una plaza y alquilamos unas bicis a una señora que se nos ofrecía a hacer de guía, la verdad es que dijimos que no, pero creemos que hubiera sido mejor contratarla, ya que luego hablamos con otros turistas que lo habían hecho y que estaban encantados. Nosotros decidimos perdernos por las afueras de pueblo, a la búsqueda del The Moon Hill, resulta que para entrar hay que pagar, y claro teníamos que dejar las bicis fuera…. pero sin candado ni nada no nos queríamos arriesgar, así que seguimos paseando por los alrededores.

Cerca de la salida del pueblo hay una zona en la que puedes contratar una excursión en barca hasta The Moon Hill, tenía buena pinta, pero no teníamos tiempo, ya he comentado que merece la pena quedarse otro día.

Yangshuo - Excursión por el rio
Yangshuo – Excursión por el rio

Volvimos al hotel a ducharnos y prepararnos para la cena, cerca del puerto al que habíamos llegado a la noche se ponen un montón de puestos de venta, merece la pena darse un paseo. Cenamos y damos un paseo por el resto del pueblo, llegamos hasta una plaza en la que había un mercado de comida nocturno, si hubiéramos estado otra noche, podría haber sido una buena opción de cena, aunque el sitio en el que habíamos cenado fue muy bueno.

Yangshuo - Mercado nocturno
Yangshuo – Mercado nocturno

Día 8 (Yangshuo – Guilin – Kunming):

Este día tocaba viaje, habíamos reservado un taxi para que nos llevara al aeropuerto de Guilin, desde dónde cogeríamos un avión para llegar Kunming, la verdad es que fue un día perdido, y no demasiado bueno. Pero bueno, eso suele ocurrir en todos los viajes, siempre hay algún día que parece que te ha mirado un tuerto.

Después de desayunar en el sitio en el que cenamos la noche anterior, empaquetamos las cosas y cogimos el taxi, 1h30’ de viaje. El trayecto de avión otra hora y media.

En el aeropuerto cogemos el autobús que nos dejará en la estación de tren, así podríamos comprar los billetes para Dali, Kunming era una parada para nuestro destino real, Dali. Llegamos a la estación, pero no pudimos gestionar nada, era un caos… así que decidimos ir al albergue y ver que hacemos.

Tras dar unas cuantas vueltas lo encontramos, ¡vaya pinta!, y eso que era internacional, pero estaba todo de obras y sucio… y ¡cómo no!, no encuentran nuestra reserva, se la enseñamos por internet y flipan, nos dicen que tienen casi todo lleno y que sólo nos pueden ofrecer camas separadas, en “habitaciones” (por llamarlas así) cutres de narices….

Hablamos con la chica de recepción para ver si nos podía gestionar el tema del tren a Dali, pero nos dice que conseguir camarotes en cama blanda va a ser imposible, pero que tenemos otra alternativa para llegar a Dali, ir en autobús, es un trayecto de 4h30’, el autobús sale a las 9AM, y como queremos salir cuanto antes, decimos que sí, que nos consiga los tickets. Dado que llegaríamos antes de lo previsto a Dali, necesitábamos reservar una noche más en el hotel que teníamos reservado en Dali, pero resulta que no tenía sitio para esa noche, la chica del hotel nos consiguió una noche en el youth hostel de Dali.

Después de dejar todo zanjado nos fuimos a cenar, y para seguir con la racha, no conseguimos encontrar uno de los restaurantes que recomendaba la Lonely y nos metimos en el primero que nos pareció que tenía buena pinta… un auténtico batacazo, de todos los platos que pedimos, sólo se salvaba uno…

Después del día que llevamos lo mejor es irse a dormir y dejarlo pasar..

Día 9 (Kunming – Dali):

Nos levantamos pronto y salimos pitando hacia la estación de autobuses, que estaba cerca del albergue, pero que no sabíamos dónde estaba, pasamos por un parque con un lago en el que había un montón de gente haciendo ejercicios.

El autobusero, un tipo muy majo, en lugar de dejarnos en Xiaguan, su destino, nos acerco al Dali-OldTown, así nos ahorró el transporte, jeje, bueno parece que la mala suerte se queda atrás.

Tras un rato caminando por el centro encontramos el albergue, muy chulo, os lo recomendamos, el albergue era el Four Seasons Youth Hostel Dali.

Dali - Youth Hostel
Dali – Youth Hostel

El old-town de Dali es lo que se puede imaginar como el típico pueblo chino, está rodeado por una muralla y tiene cuatro puertas con la típica decoración china.

Dali - Puerta ciudadela
Dali - Ciudadela

Todo está lleno de tiendas, cafes, hoteles y restaurantes, creemos que al menos hay que pasar un par de noches para disfrutar del pueblo y de las cosas que se pueden ver, como el parque de las 3 pagodas, subir al templo Zhonghe o acercarse al lago Erhai Hu.

Tras patear un poco el centro, nos volvemos al albergue a cenar, ese día toca peli en el patio, así que la vemos mientras cenamos, como apenas habíamos dormido en Kunming no vamos a dormir pronto.

 

Día 10 (Dali):

Tras desayunar nos dirigimos al complejo de las tres pagodas, costaba la friolera de 12€ para los turistas, es un parque con varios edificios, las tres pagados y el templo Chongsheng.

Dali - Parque tres pagodas
Dali – Parque tres pagodas

Después nos dirigimos al templo Zhonghe, como no teníamos mucho tiempo, cogemos el teleférico hasta el templo y luego allí, andar un poco por el monte, nos costó un poco encontrar el lugar de dónde salía el teleférico, hasta nos metimos por unos arrozales… pero al final lo conseguimos.

Dali - Templo Zhongue
Dali – Templo Zhongue

El templo tampoco es gran cosa, decidimos caminar un poco hacia una cascada y una cueva que hay en la colina, tras andar un buen rato las encontramos y nos volvemos para bajar al pueblo.

Bajando nos calló una tormenta que nos dejó calados, la subida/bajada en el teleférico duraba 20’. Volvemos al albergue para cambiarnos y luego dar una vuelta por el pueblo, ya había dejado de llover y se había quedado un día precioso.

De noche las puertas las iluminan y nos dirigimos a hacer la foto de rigor.

Dali - Otra puerta Ciudadela
Dali – Otra puerta Ciudadela

En el albergue conseguimos la reserva del mini-bus a Lijiang, sale a las 9AM y el viaje dura 3h30’.

Día 11 (Dali – Lijiang):

Tras desayunar viene el chofer a buscarnos al albergue para ir al minibus (12 personas) que nos llevará a Lijiang. Prácticamente todo el camino es subida, ya que según hemos ido avanzando en nuestro viaje hemos ido ganando altitud. Lijiang puede ser un punto de partida para acceder al Tibet.

El viaje duró unas 3h15, la verdad es que un poco de miedo pasamos… ¡cómo conducen!… menos mal que se les ve acostumbrados…

El minibus nos dejó en la estación de autobuses que está en la zona nueva de la ciudad, subiendo la calle principal (hay un camino que se hace un poco largo si vas cargado con las mochilas) llegas a la zona antigua, en la que se vive el ambiente chino que todos imaginamos, lo único que no pega son los miles de turistas que puedes encontrar, pero es un pueblo para estar unos días relajándose y disfrutandolo. (Recomendación : Según las chicas el baño de la estación es horrible, así que si podéis aguantar hasta el hotel/albergue).

Lijiang - Entrada ciudad antigua
Lijiang – Entrada ciudad antigua

El pueblo principalmente pertenece a la minoría Naxi/Bai, y suele ser un sitio muy turístico para los chinos.

Nos costó encontrar el albergue un poquito… 45’, la verdad es que  las instalaciones estaban muy bien y la gente muy agradable, International Youth Hostel Lijiang (Laoshie), uno de los pocos sitios en los que tenían nuestras reservas, ¡increible!.

Dejamos las mochilas y nos vamos a comer, nos metimos en una tasquita cerca de un canal, y luego continuamos pateando el pueblo. Habíamos oído hablar de una comida típica de Lijiang, la “baba”, y claro con ese nombre… había que probarla, la verdad es que, como la describiría, es como una tortilla de patata pero muy seca… pero bueno, hay que probar de todo.

La parte antigua es una delicia, las calles son todas empedradas, hay canales por todos los lados, puentecillos de madera y la arquitectura típica china, en las tiendas se venden los productos típicos de la minoría Naxi.

Lijiang- Ciudad antigua
Lijiang- Ciudad antigua

Volvemos al albergue a por un poquito de ropa, ya que la altitud a la noche se nota un poco en la temperatura, aprovechamos para poner un par de lavadoras, y tras tender la ropa nos vamos a la búsqueda de la cena.

Encontramos un sitio con una chinita muy risueña y simpática, estaba todo el rato cantando, como la vimos tan dicharachera, tras pedir unos cuantos platos le decimos que nos diga cúal recomendaría ella, nos dice que o bien un arroz, no recuerdo el nombre, o la sopa típica de la zona, como habíamos pedido bastante elegimos la sopa, y la verdad es que estaba muy buena, bueno, todo lo que pedimos lo estaba, menos el postre, que por ir de guais le dijimos a ella que nos trajera algo típico, y adivinar que nos trajo… una mega BABA… aunque a su favor hay que decir que esta estaba mejor que la que habíamos probado al principio, por cierto, caímos porque el nombre científico de la BABA debe de ser “Pancake Lijiang Sweet”, para más inri, como eramos 4, le decimos que nos traiga 2 para compartir, ella nos dice, ¡no mejor  1!, y nosotros, con toda chulería, ¡no mejor 2!, la chica se va flipada a por el postre, nos miramos y empezamos a dudar si habíamos acertado… efectivamente la china tenía razón, no pudimos ni con una….

Estábamos tan petados que nos dimos un buen paseo antes de volver al albergue a descansar.

Día 12 (Lijiang):

Nos levantamos tarde, ya que el viaje empieza a pesar un poquito. Decidimos ir a desayunar a uno de los sitios que recomienda la Lonely, el “PRAGA CAFE”, y la verdad es que efectivamente es un sitio muy agradable para mochileros.

Con las fuerzas recuperadas nos vamos al “Lago del Dragón”, un parque que está a las afueras de la parte antigua, el sendero empieza en la entrada a la parte antigua y va al lado derecho del rio ascendiendo un poco, el parque está como a una hora andando. Merece la pena verlo, es un parque muy grande, pero precioso, seguro que veis algunos recién casado haciéndose las fotos allí, nosotros coincidimos con dos bodas.

La principal atracción del parque es el Lago con el puente y los edificios reflejándose en el lago, si hace bueno se pueden ver al fondo las montañas del Tibet, pero nosotros no tuvimos suerte.

Lijiang - Lago del Dragón
Lijiang – Lago del Dragón

Pero no sólo tenemos el lago, si paseamos un rato, podremos ver hasta cómo hacen la antigua escritura china, o explicación del origen de los caracteres chinos, en otra zona veréis a chinos relajándose y jugando a su extraño dominó (mahón).

Lijiang - Lago del Dragón
Lijiang – Lago del Dragón

Después del lago nos vamos a la búsqueda del parque Shizi Shan, desde la que se puede ver la parte antigua desde un alto, la verdad es que comparado con el Lago, no tiene nada.

Fuimos a comer el Praga Cafe, parece que era el día de este cafe, ya que a la tarde estuvimos un buen rato tomando una cervecita. La tarde la pasamos de tiendas, para ver que podíamos comprar, la verdad es que hay muchas cosas interesantes, maderas talladas, cuadros, ect.

Como el restaurante del día anterior fue tan bueno, decidimos volver a cenar, paseo y albergue.

Viaje a Vietnam 2007 – Parte 1

Vietnam, un país que está apunto de despertar después de las múltiples guerras en las que ha vivido, es increíble que en las caras de la gente no se aprecie ningún rencor a los turistas franceses o americanos.. todo lo contrario, la gente es muy agradable, eso sí, este despertar puede tomar dos caminos, el de explotar al turista y que este se canse, o cuidar al turista y que vuelva. En lo que estuvimos, vimos las dos vertientes, eso sí, la que más predominaba era la de cuidar al turista, esperemos que se acabe por imponer esta, porque es un país maravilloso para visitar.

Hanoi - Cerveceria - No comer aquí

Hanoi - Bia Hoi - Cerveza natural

Hanoi - Venta de cocos

Hanoi - Venta de peces

Nha Trang - Batería moderna

Nha Trang - Lobsterrrrr

Regreso a Munich

Mui Ne - Barcos de pesca

Mui Ne - Pescadores en la playa

Mui Ne - Descenso de las dunas

Mui Ne - Dunas Recuperando de la ruta en bici

Mui Ne - Pueblo pesquero

Mui Ne - Regresando con la pesca

Mui Ne - Playa

Mui Ne - Playa del hotel

Mui Ne - Habitación del resort

Nha Trang - Puestos del paseo de la playa

Nha Trang - Aquarium

Nha Trang - Floating Bar

Hoi An - My Son

Día 1 y 2 (Bilbao-Munich-Bangkok-Hanoi):

Como podéis observar hicimos un largoooo viaje… muyyy largooo….entre vuelos y esperas en los aeropuertos pasamos 27h de viaje, ya que no encontramos un vuelo más económico, todo por no reservar antes de semana santa, por lo que si tenéis pensado ir en verano, es mejor que cojáis el vuelo antes de éstas fechas.

Viajamos en un vuelo de Lufthansa operado por la Thai, y el vuelo de Munich a Bangkok ha sido el mejor vuelo que hemos hecho hasta el momento. Cada asiento tenía una pantalla individual en la que podías elegir las película o juego que quisieras… genial!!, y la comida, para ser de avión, no estaba nada mal, te daban a elegir entre dos menús.. cosa que no habíamos visto nunca. Si podéis, os recomendamos volar con ellos. Eso sí, en el avión de vuelta nos toco un avión más normalito…

El vuelo de Munich a Bangkok duró 11h, y de Bangkok a Hanoi 2h.

Habíamos reservado hotel en hostelworld, Hanoi Queen Hotel, lo cogimos principalmente porque nos iban a recoger al aeropuerto gratis, y como llegábamos a las 9 de la noche a Hanoi, después del vuelo no nos apetecería mucho andar buscando hotel por Hanoi, y menos después de haber leído que había que tener cuidado con los taxistas que te llevan a hoteles cutres con los que tienen comisión.
Antes de ir a Hanoi, también reservamos las excursiones a Bahía de Halon y Sapa con el hotel por mail (si queréis ahorraros algunos euros, es mejor esperar a estar allí y visitar unas cuantas agencias).

Llegamos a las 9 de la noche y tuvimos un pequeño susto con las mochilas, tardaron casi 1 hora en salir, pero al final salieron, fuimos los últimos en salir del aeropuerto, y menos mal que nos estaban esperando para ir al hotel.

Al final llegamos al hotel a las 11 de la noche, nada más llegar nos dimos cuenta de que el hotel no era tan bueno como parecía ser en hostelworld, el dueño, David Hao, era el típico comercial, llegábamos cansados y nos quería cobrar las excursiones que habíamos reservado por email. Sinceramente, no se portaron mal, y las excursiones fueron muy buenas, pero después de hablar con gente y cuando volvimos a Hanoi para regresar a casa, nos pudimos dar cuenta de que hay hoteles mucho mejores en Hanoi (recomendado: Elegance Hotel o Hong Ngoc ( hongngochotel@hn.vnn.vn )entre 30-35$ habitación doble + desayuno) y también que las excursiones las puedes reservar un poco más baratas por alguna de las miles de agencias que hay(es muy fácil).

Día 3 (Hanoi):

Tras una noche de lucha con una gran cucaracha que no nos dejaba dormir por el ruido (al final pudimos con ella), nos levantamos sobre las 7 de la mañana para ver Hanoi, una ciudad en la que hay unos 4 millones de motos y una población de unos 5 millones de personas, por lo que casi cada habitante tiene una moto, y encima, parece que están montados todo el día en ella, ya que las calles eran una locura, motos por todos los lados. Si querías cruzar la calle, tenías que echarle valor y pasar a un ritmo fijo y mirando por si venía algún motorista despistado (era raro verlo, pero más vale prevenir), ellos ya se encargaban de esquivarte…. un auténtico caos,… parecía una maratón de motocicletas.
Al principio te daba miedo el cruzar la calle y esperabas a que nadie pasara para cruzar, pero tras 15 minutos sin poder pasar te decidías a cruzar, al cabo de dos horas caminando por Hanoi ya nos integramos en el caos y ya no se nos resistía ningún cruce. Lo que empezaba a afectarnos era el calor, la humedad y la contaminación (acústica y ambiental) de tanta motocicleta.

Fuimos al lago Hoan Kiem (‘lago de la espada recuperada’) en el barrio antiguo, en él se encuentra el templo Ngoc Son, en una pequeña isla a la que se llega por un puente de estilo chino (3.000vnd).

Lago Hoan Kiem
Lago Hoan Kiem

Después de ver el templo, seguimos recorriendo el lago y encontramos una terraza, al sur del lago, en la que “tuvimos” que parar a descansar, como era la hora de comer y en la terraza se estaba muy a gusto, comimos allí, y aquí nos dimos cuenta de la extraordinaria cocina que tienen los vietnamitas, deliciosa…
Durante la comida cambiamos los planes del viaje, decidimos no ir a Ho Chi Ming, ya que como Hanoi era demasiado estresante para nosotros, Ho Chi Ming con el doble de motos y personas sería terrible, por lo que decidimos estar algún día más en el resto de ciudades.
Después de comer, fuimos a Vietnam Airlines, que estaba cerca de la terraza en la que habíamos comido, en la calle P Quang Trung, para comprar un billete de Hanoi a Hue e irnos allí después de las excursiones de Halong Bay y Sapa. Es muy RECOMENDABLE comprar los billetes con varios días de antelación, ya que tienen descuento, y también comprarlos en la oficina de Vietnam Airlines si quereis ahorraros las comisiones de las agencias (en la oficina hablan perfecto inglés y se puede pagar con Visa). El vuelo nos costó unos 40€ por persona.

Eran cerca de las 4 de la tarde y teníamos que ir al teatro de las marionetas de agua (Thang Long Puppet Theatre), entrada 2€ (40.000vnd), estábamos tan cansados que casi nos dormimos durante la actuación. Es muy recomendable si llevas niños, pero para el resto… es curioso… pero hay mejores formas de gastarse el dinero, por ejemplo en Bia hoi, la cerveza fresca de Hanoi, por 2.000vnd ¡10 céntimos de €!, tienes un vaso de buena cerveza….

Al terminar las marionetas buscamos un sitio para cenar, y volvemos a sentarnos en la misma terraza de antes… después de cenar volvemos al hotel y nos dicen que al día siguiente vendrán a buscarnos a las 7h30 para ir a Halong Bay, yo acabo dormido y Syl baja a salsear un poco en Internet para buscar alojamiento en Hue… pero Internet va tan lento(como en casi todo Vietnam) que sube enseguida a dormir.

Hanoi Lago Hoan Kiem2
Hanoi Lago Hoan Kiem

Día 4 (Halong Bay):

Por fin empezábamos a conocer las maravillas de Vietnam. Nos recogieron a las 7h30 un mini-bus que iba de hotel a hotel recogiendo gente hasta que el mini-bus se llenó. Nos dirigimos a Haiphong, punto de entrada de Halong Bay, son algo más de 100Km, unas 2h30 de viaje (aquí nos dimos cuenta de que la relación distancia/duración no es igual que en Europa, más bien el doble…).

Subimos a un barco típico de la zona, llamado Junco (Junk), donde íbamos a pasar 2 días/1 noche. Nuestro guía, “Thai”, nos explicó lo que haríamos durante los tres días de viaje. Después de la explicación nos dieron la comida (para variar riquísima). Al terminar de comer, subimos a la terraza situada en el techo del barco a tomar el sol y contemplar el mágico paisaje de unas 3000 islas formadas por montañas de piedra caliza.

Halong Bay
Halong Bay

Una hora y media después llegamos a la isla Hang Sung Sot para ver la cueva de Sung Sot, como curiosidad hay una roca iluminada con luces rojas y con forma de pene erecto, considerado un símbolo de fertilidad (¿por qué será?,je,je).
Al salir de la cueva nos encontramos con un mirador desde el cual puedes hacer unas fotos impresionantes…

Halong Bay
Halong Bay

Después de la cueva nos llevaron a hacer Kayak, bueno más bien piraguas, una hora para ir hasta una isla en la que pasando un pequeño túnel llegamos al centro de la isla, un lago rodeado por las montañas de piedra caliza. Luego tuvimos que volver…. pufff. casi no llegamos…
Antes de cenar nos dirigimos a un sitio en el que pudimos darnos un chapuzón, ya que no había corrientes peligrosas, eso sí olía un poco a petróleo, pero se estaba tan agusto…

Bahia De Halong 0426
Baño en Halong Bay

Ducha, cena vietnamita=”buena” y subimos a la terraza a descansar y disfrutar del anochecer.

Bahia De Halong - Amarre primera noche
Anochecer Halong Bay

Día 5 (Halong Bay – Cat Ba):

Nos dirigimos a una zona de Halong Bay en la que cambiamos de barco, a uno más pequeño, parte de la gente que venía con nosotros se quedó en el Junco, ya que tenían contratado un viaje en el que dormian dos noches en él. Nosotros teníamos contratada una noche de hotel en la isla de Cat Ba.

Este barco nos llevó a una cala de película…

Cala - Halong Bay
Cala – Halong Bay

Estuvimos cerca de dos horas, bañándonos y disfrutando del paisaje, luego comimos en el barco antes de partir a otra isla a hacer un poco de ejercicio. Se trataba de una excursión por una pequeña isla, primero con una mega-pesada bicicleta y luego un tramo de trekking hasta llegar a unas obras abandonadas de un hotel que los franceses intentaron construir en la isla y que por temas de politiqueo se paralizó.

Después de la sudada, volvemos al barco y nos llevan a Cat Ba, al hotel, en el que nos damos una ducha y descansamos un rato. Antes de ir a cenar nos damos un paseo por el pueblo. El típico pueblo turístico, con tiendas de recuerdos, bares y hoteles, no mucho que destacar.

Día 6 (Cat Ba – Halong Bay – Hanoi):

Nos levantamos y tras desayunar nos recogen para ir a otro barco pequeño que nos llevará a la zona en la que dejamos el Junco, allí nos espera el Junco de la ida y están varios de los que se habían quedado 2 noches en el barco y más gente nueva. Tras recogernos el barco vuelve www.wuorder.com dirección Haiphong, esta vez sin paradas. La verdad es que ha sido una excursión fantástica, pagamos 74$, aunque ya hemos dicho que se puede conseguir por un precio más asequible… suerte!
Cuando llegamos al puerto nos damos cuenta que nuestra piel ya está quemada…. a mi me duró el resto del viaje…. jarrr..

Comemos en un restaurante camino Hanoi, y llegamos a media tarde al hotel, nos despedimos de dos parejas, una de daneses y otra de australianos y entramos en el hotel, allí nos dejan ducharnos en una habitación y cambiar la ropa de las mochilas pequeñas para la siguiente escapada a Sapa. Como la salida era tarde decidimos dar otro paseo por Kaotik-Hanoi, antes de salir David nos intenta engañar para que votemos delante de él en Hostelworld, nos hacemos los tontos y decimos que la dirección de correo en la que recibiremos la encuesta es del trabajo y no podemos acceder hasta que no lleguemos a casa… ¡Que listo!…

Damos un paseo que dió para hacer alguna foto bonita..

Cerca del lago también hay un centro comercial por todo lo alto, suponemos hecho para el turista, más que nada por los precios de las cosas. Como se hacía tarde decidimos volver al hotel, antes conseguimos fotografiar el caos de las calles…

Motos Motos
Motos Motos

Llegamos al hotel y nos llevan a la estación, menos mal, ya que la entrada a la estación a esas horas de la noche daba mucho respeto, sólo hay una entrada en la que se agolpa un montón de gente, nuestro guía nos lleva hasta la entrada y la chica de la entrada no le deja entrar dentro de los andenes por no tener billete, intenta sobornarla con un billete pero no cuela, tiene que comprar un billete o algo así… lo compra y pasa con nosotros, nos lleva hasta el anden en el que salía el tren, menos mal… porque no había ningún cartel indicando el número del anden… o por lo menos no lo vimos… Nos despedimos del guía del hotel dándole las gracias y entramos en el vagón.

Nos tocaba un compartimento con 4 camas en dos literas. Al rato llega un loco irlandés y el guía de su grupo, una bellísima persona que nos da unos cuantos trucos para viajar… desde aquí ¡MUCHAS GRACIAS!. Aquí va alguno de los trucos-consejos más interesantes:

– Siempre verificar los vuelos que hagáis con VietnamAirlines.
– Nos recomendaron ir a Dalat, debe de ser precioso (hicimos cálculos y no nos daban los días).
– Si viajáis en pareja, siempre hay que decir que estás de “Honey Moon”, puede que cuele y que tengas algún regalito… a nosotros nos funcionó…je,je..

Tras una charla con nuestros vecinos, nos vamos a dormir, el tren llega a Sapa a las 6AM, por lo que hay que descansar…

Viaje a Vietnam 2007 – Parte 2

Día 7 (Hanoi – Sapa):

Llegamos a Lao Cai, la última parada del tren, a las 6AM, salimos de la estación y vemos una multitud de gente, y un chico con un cartel y nuestros nombres en él, nos lleva al autobús que nos llevará a Sapa en algo menos de una hora, la carretera discurre entre montañas llenas de campos de arroz, un paisaje impresionante…

Arrozales Sapa
Arrozales Sapa

Llegamos a Sapa y un guía nos lleva a un hotel y nos explica que allí desayunaremos y que podemos ducharnos en los baños del hotel, más tarde vendrá nuestra guía para hacer la marcha por el condado de Sapa. Nos dan los tickets del desayuno y un par de toallas. Nos duchamos y desayunamos y como teníamos algo de tiempo hasta que llegara nuestra guía nos metemos en internet para ver si vemos algún hotel majo en Hue(nuestro siguiente destino), apuntamos unos cuantos justo antes de que nuestra guía llegara.

Para ir a Sapa es conveniente llevar botas de monte e ir preparados con chubasquero, ya que allí llueve casi todo el año, a nosotros nos llovió bastante, y los caminos son auténticos barrizales…

Nuestra guía se llamaba Chu, pertenecía a una de las minorías de Sapa.

Comenzamos nuestra caminata con las botas (yo cometí el error de llevar unas sandalias de trekking porque había oído a alguien que hacía bueno y la pifié), y chubasqueros. Tras una hora paramos para descansar en un bar lleno de niñas y señoras mayores que nos vendían de todo, pertenecían a la etnia Hmong, aquí picamos por primera vez y compramos pulseras a todas las niñas pequeñas, luego nos www.pointwesternunion.com daríamos cuenta de que esa imagen la tendríamos toda la travesía con niñas de distintas etnias….

Tras caminar un par de horas más por los barrizales, las sandalias-botas nos pesaban 2 kilos más cada una mínimo, y no exageramos…je,je.. paramos para comer en un pueblo de la etnia Ta Van. La comida nada fuera de lo normal, pan, tomate, queso y jamón (en un bocadillo) y fruta (sandía, manzana, plátano…). Pudimos ver como las niñas del pueblo hacían las pulseras en un puente no muy lejano.

Sapa Ta Van
Sapa Ta Van

Con nosotros venía una amiga de Chu, llamada Sue que ayudaba a Syl a no resbalar por los barrizales, ella tenía que volverse a casa y Chu nos dice que Sue está avergonzada y que si queremos comprarle un bolso de tela por 2,5€, como se le veía una persona maravillosa acabamos comprándola el bolso, Sue le regala a Syl una pulsera y se despide cariñosamente.

Tras despedirnos se nos acoplan otra chica y varias niñas de la minoría Dao, la chica haría las funciones de Sue, vigilar a Syl para que no caiga en el barro… y a mí que me zurzan, je,je.. Todas saben unas cuantas preguntas, si vais tendréis que acostumbraros a oír (What’s your name?,Where are you from?,How old are you?, Are you married? Have you hot children?…etc.etc…. Y la mejor de todas Buy to me!….)
La verdad es que al principio te divierte, pero luego ya es un poco cansino decir NO, NO… Hello a todo el mundo….

Chu y acompañantes
Chu y acompañantes

Antes de llegar a nuestro alojamiento nocturno, una Homestay de una familia Dao, volvimos a picar y compramos cosas de nuestras acompañantes en la travesía.
Durante el camino hemos enseñado algo de español a Chu y ella nos ha explicado la forma de vida de la gente en Sapa. Básicamente, todas las minorías-etnias en Sapa son sociedades matriarcales, los hombres lo único que hacen es descansar, beber y pasar el tiempo (que gozada) y las mujeres son las encargadas de hacerlo todo.
El alojamiento estaba bien, la cama estaba compuesta por varios colchones sobre el suelo de madera del “segundo” piso, cada colchón tenía su correspondiente mosquitera, aunque lo mejor y más antiguo era la ducha, compuesta por un grifo y su palangana… toda una experiencia. Eso sí, un ordenador, tele e Internet que no falten, toda una contradicción. La familia muy agradable, hay niños por todas partes, contamos hasta 5.

Familia Homestay
Familia Homestay

Estábamos en el porche y llegaron un par de canadienses, Geff y Daniel. Compartimos nuestras impresiones sobre Sapa y Vietnam e intercambiamos consejos, ya que ellos estaban haciendo el viaje al contrario que nosotros, de sur a norte. Nos dieron un poco de envidia, sana, ya que llevaban 3 semanas por Vietnam, iban a estar 1 más por allí, y luego otras 3 semanas por Thailandia…. ¡Que potra!… NOSOTROS TAMBIEN QUEREMOS…
Tomando unas cervezas aparecen niñas y señoras vendiendo más cosas (buy to me!)… ufff.. más no…, tras bromear un rato con ellas, Geff les intenta vender todo lo que había comprado hasta el momento (Buy to me!, le dice)… ellas se quedan un poco extrañadas y se echan a reír… Ja, Ja, menudo momento. Geff nos enseña su blog con las fotos que ha ido subiendo del viaje y nos va explicando que podemos hacer en cada sitio, ya que una de las cosas que nos dimos cuenta es que todo el mundo va a los mismos sitios, y siempre coincides con alguno en varios sitios distintos…

Geff de compras
Geff de compras
Buy to me
Buy to me

Cenamos en la terraza, una cena abundante, demasiado para los cuatro, damos algo de comida a dos de las niñas que nos estaban vendiendo cosas todavía…

Tras cenar no fuimos a la cama a dormir, no pudimos dormir demasiado porque el niño más pequeño de la casa no paraba de llorar… pero que le vamos a hacer.. ya recuperaremos sueño otro día.

Pueblo homestay
Pueblo homestay

Día 8 (Sapa):

 

Homestay

 

Nos levantamos sobre las 8AM y ya estaba lloviendo otra vez… desayunamos y sobre las 10 salimos para continuar con la caminata, los canadienses con su guía y nosotros dos con Chu, seguimos compartiendo la forma de vivir en cada sitio, le preguntamos sobre si el dinero con el que pagábamos iba a la comunidad o se lo quedaba la persona que lo vendía, y nos comentó que iba a cada persona, pero que luego la comunidad se ayudaba, que nadie allí pasaba hambre, pero que si les dabas comida no la iban a rechazar, cosa que comprobamos la noche anterior.

Nuestro primer destino era la cascada de Giang Ta Chai (3 horas andando), para subir a la zona más alta había que utilizar un camino que parecía una pista de patinaje,

 

Cuesta a la cascada

 

si no fuera por el barro, así que decidimos no subir, directamente fuimos a comer, un tazón de sopa con noodles, tomate y huevo, la pinta no era muy buena, pero estaba muy rico.

Comida Sapa
Comida Sapa

Después de comer, sólo teníamos que subir 20 minutos hasta la carretera en la que nos recogería un 4×4 que nos llevaría hasta el hotel. Allí nos despedimos de Chu, nos duchamos y damos una vuelta por Sapa pueblo, hacemos unas últimas compras para regalos y volvemos al hotel a cenar.

Pueblo de Sapa
Pueblo de Sapa

Tras cenar nos recogen en el hotel y nos llevan al autobús que nos dejará en la estación de Lao Cai para coger el tren nocturno a Hanoi.
Esta vez nos toca con una pareja de Neozelandeses, a los que hubo momentos en los que no les entendimos nada por lo rápido que hablaban… pero duramente conseguimos compartir nuestras experiencias del viaje.

Día 9 (Lao Cai – Hanoi – Hue):

Llegamos sobre las 5 de la mañana a Hanoi y allí estaba esperándonos uno del hotel para llevarnos. Nos dejó ducharnos en el baño que utilizaban ellos y desayunamos, luego le dijimos que a la tarde necesitaríamos un taxi que nos llevara al aeropuerto, decidimos reservarlo con ellos ya que era el mismo precio que podíamos conseguir por allí y encima eso nos permitía dejar las mochilas en el hotel, el precio era 10$. A las 6 nos fuimos a dar otra vuelta por Hanoi. Esta vez en el lago pudimos observar una de las costumbres asiáticas, la del ejercicio matutino, centenares de personas haciendo todo tipo de ejercicios, Yoga, badminton…

Ejercicios matutinos
Ejercicios matutinos

Tras una suculenta comida fuimos al hotel para recoger las mochilas y coger el taxi, nos despedimos de la gente del hotel y llegamos 1 hora y media antes de la supuesta salida del vuelo. En el aeropuerto fue el único momento que sentimos algo de inseguridad en todo Vietnam, había un grupo de niños atentos a los turistas para ver que se podían llevar, pudimos deducir que estaban controlados por un par de señores mayores. Gracias a la policía secreta no dejaron en paz, por lo demás el país es de los más seguros en los que hemos estado, pero ya se sabe, en todo viaje y con pintas de turistas siempre hay que estar alerta.

Después de 1 hora de retraso(típico en Vietnam Airlines) subimos al avión, y se puso a llover como en el diluvio universal, total que pasamos cerca de 45 minutos esperando dentro del avión a que dejara de llover, encima para nuestra desgracia nos toco de vecino Mr. Pedos, no sé si le había sentado mal la comida o es que iba cagado en el avión, pero casi logra asfixiarnos…. bufff que olor…

El vuelo duró una hora, llegamos al mini-aeropuerto de Hue, en el había una mesa en la que vendían billetes de autobús por, creo recordar, 1,5€, es la mejor y más barata opción, ya que te lleva al hotel que le digas, nosotros no teníamos reservado ninguno, pero habíamos visto uno que tenía muy buena pinta en internet en la calle Chu Van An, así que dijimos al chofer que nos dejara en dicha calle. Fuimos los últimos en bajar y fuimos al Hotel Orchid, el mejor hotel con diferencia, la gente del hotel era de lo más amable que podía haber y la calidad/precio una maravilla, 18€ por noche…. eso sí, si decidís ir a Hue, a dicho hotel, es mejor que reservéis, nosotros tuvimos suerte y cogimos la última habitación, nos dijeron que al día siguiente ya nos buscarían otro hotel de la misma calidad, pero utilizamos la estrategia del Honey Moon y nos dejaron también alojarnos al día siguiente y con sorpresa… Orchid Hotel

Al hacer el check in nos dijeron las excursiones que había, cogimos la excursión para ver varias tumbas cerca de Hue así como la ciudad prohibida del centro de Hue, la excursión en sí era muy barata unos 8$, pero no incluía las entradas a las tumbas que eran unos 3€ cada una. También reservamos el billete de autobús para dos días después a Hoi An, 4€.

Nos fuimos a la cama después del día tan largo…

Día 10 (Hue):

Nos levantamos temprano para hacer la excursión, justo después del super-desayuno vinieron a buscarnos en autobús para llevarnos inicialmente a unos puestos en los que nos enseñaron como hacían incienso y los famosos gorros vietnamitas, y de paso intentar vender algo…, la verdad es que es curioso que tarden cerca de medio día en hacer un gorro vietnamita, y el colorido del incienso es espectacular..

Incienso
Incienso

Después de la parada fuimos a ver la primera tumba, Tumba Tu Duc, la entrada no llega a 3€. Según nos contó el guía, el lugar donde estaba enterrado el emperador no se había descubierto, se suponía que estaba cerca del final del trayecto, en la zona llamada sepulcro. Según nos contó el guía, una tumba de un emperador se compone de varias partes:

Inicialmente nos encontramos con el estanque de lotos, seguido por un templo donde adorar al emperador, pasando el templo entramos en un patio y justo antes del sepulcro vemos un monumento en el que se cuentan las hazañas del emperador.

Una vez vista toda la tumba fuimos a la siguiente, la tumba de Minh Mang, esta destaca por la cantidad de figuritas en el patio. Merece la pena entrar, la entrada otra vez cerca de 3€, parecía el precio estándar en Hue.

La última tumba era la de Khai Dinh, en esta el guía nos comentó que si queríamos entrar que entráramos, pero que tampoco era gran cosa, decidimos hacerle caso y quedarnos fuera ahorrando 3€ de entrada.

Después de acabar con las tumbas fuimos a visitar “La Ciudadela“, una mini ciudad prohibida muy bien conservada y que por supuesto la entrada costaba 3€.

La Ciudadela
La Ciudadela

Por último nos quedaba ver la pagoda de Thien Mu, esta era gratis, en ella se podía ver lo que parecía una escuela budista, ya que se veían a varios niños budistas sentados en lo que parecía una clase. A la pagoda no se puede subir, pero se puede pasear por el recinto viendo a los monjes rezar y pasear.

Después de la pagoda volvimos a Hue en barco por el río del perfume…