Archivo de la etiqueta: Alemania

Viaje a Suiza, Austria y Alemania 2002 – Parte 1

Vamos a contaros nuestro viaje del 2002, que fué por Suiza, luego pasamos a Austria y a la vuelta vimos un poco el sur de Alemania. Os contaremos la ruta y lo que pudimos ver y hacer por allí… cuatro mochileros por el centro de Europa…

Grossglockner

Luzerna

Chamonix rio

Munich

Melk

Viena - Palacio Opera

Grossglockner

Innsbruk

Neuschwanstein

Hallstat

069_Innsbruk

Ginebra oficina de turismo

Mauthausen

Salzburgo

Graz

Rhein Fall

Berna Los Osos

Ginebra reloj de flores

Friburgo - Centro

Viena - Schloss Schönbrunn

Relojes y más Relojes
Relojes y más Relojes

Día 1 (Donostia-Chamonix / Dist:1023Km):

Nuestro viaje comienza en Donostia, y en la primera etapa debemos recorrer la friolera de 1023Km… casi 12h de viaje en coche de alquiler, un Seat Leon.

Salimos a las 6 de la mañana y llegamos casi a las 11 de la noche, cansados y para seguir con nuestra “agradable” experiencia de los albergues de en Francia nos toco una tía en la recepción no muy agradable. Eso sí el albergue no estaba mal para ser en Francia. No nos alteramos demasiado ya que era nuestro primer día de viaje.

Chamonix
Chamonix

Dimos una vuelta por el pueblo, un típico pueblo de montaña, era bonito, sacamos alguna foto y nos fuimos a dormir, ya que a la mañana siguiente queríamos estar prontito en Suiza.

Día 2 (Chamonix-Ginebra-Lausane-Berna / Dist:255Km):

Comenzamos el viaje atravesando una carretera con un paisaje espectacular, teníamos montañas (los Alpes) a ambos lados de la carretera y atravesamos unos viales que daban vértigo.

Llegamos a la frontera de Suiza cerquita de Ginebra(Geneve para los amigos), ese día aprendimos que hay que ir vestido lo más “formal” posible si no quieres que te paren. Sí, eso quiere decir que nos pararon, ¡claro!, a quién se le ocurre ir con pantalones de cuadros y con una visera de Port-Aventura…
La verdad es que fue divertido, nos deshicieron todas las mochilas, y al guardia que me tocó a mi se le quedo una cara graciosa cuando abrió una bolsa en la que llevaba mi primer calzoncillo sucio, je,je… eso le pasa por mirar…. pensé para mí, “lástima no haber tenido diarrea el día anterior, se iba a enterar”.
Tras decirnos que no llevábamos mucho dinero para entrar en Suiza, a lo que contestamos que teníamos tarjeta de crédito, nos dejaron rehacer las mochilas y entrar. Nada más entrar tuvimos que pagar un impuesto de circulación por Suiza, nos dieron una pegatina para el coche que nos permitía circular por las autopistas Suizas durante 1 año, pagamos 40 Francos Suizos.

Llegamos a Ginebra, aparcamos en un parking céntrico, al salir nos dimos cuenta de que porqué era famoso Suiza… sí, RELOJES por todas partes… hasta en los jardines… en este país no puedes poner la excusa; “se me paró el reloj y no me di cuenta de que hora era”, al llegar tarde a una cita…
Dimos una vuelta por el centro y por el lago viendo la Jet d’Eau, un gran chorro de agua en medio del lago.

Mis pintas en Ginebra
Mis pintas en Ginebra

Tras ver el centro de Ginebra salimos dirección Lausane bordeando el lago Leman, con unas vistas muy chulas. Llegamos a Lausane, comimos nuestros sándwiches de rigor en frente del Palacio de Justicia con unas vistas impresionantes del Lago y nos fuimos a nuestro siguiente albergue en Berna.

Tras dar unas vueltas con el coche, encontramos el albergue, muy céntrico aunque algo difícil de encontrar. Dejamos las mochilas y nos dimos una vuelta por la ciudad, y a que no sabéis que vimos….

Berna
Berna

Si, relojes por todas partes. Nos encontramos con una española con ganas de hablar, y nos explico todo lo que había que ver en Berna, y nos dijo un sitio para cenar baratito, en un centro comercial, comparado con todo lo que veíamos, si que era barato, unos 20€ por persona, pero cenamos bien, seguimos descubriendo Berna de noche y nos fuimos a la cama…

Día 3 (Berna-Interlaken-Lucerna-Zurich / Dist:190Km) :

Antes de dejar Berna, teníamos una cita con los famosos Osos (“perezosos”) de Berna, nos hicimos amigos de Yogi…

Oso Yogi
Oso Yogi

De camino a Interlaken hicimos varias paradas en el lago Thun para ver el paisaje. En Interlaken, ciudad que se encuentra entre el lago Thun y el lago Brienz dimos una vuelta, es una ciudad tranquila y pequeña en la que destaca el impresionante Casino Kursaal, un edificio de aspecto Chino con un jardín y fuente a la entrada.
Seguimos el camino bordeando el lago Brienz hasta llegar a Lucerna, una ciudad con mucho en canto, con el puente Kapellbrüke construido en 1333 sobre el río Reuss. También encontramos, con algo más de esfuerzo, al León que duerme entre los muros de la ciudad, la verdad es que estaba algo escondido pero lo encontramos.

León de Lucerna
León de Lucerna

Y tras un día largo llegamos a Zurich a la tarde-noche, sólo nos dio tiempo a dar una vuelta y cenar.

Día 4 (Zurich / Dist:0Km) :

Como ya llevábamos unos cuantos kilómetros a nuestras espaldas, decidimos darnos un respiro de un día por Zurich. Para nuestra sorpresa, ese sábado a las 8 de la tarde nos hicimos una foto en una de las calles más céntricas de Zurich nosotros solos, parecía la película “Abre los ojos”… ¡Impresionante!.

Día 5 (Zurich-Shaffhausen rheinfall-Bregenz-Insbruck / Dist:600Km) :

Nos levantamos prontito ya que teníamos un largo recorrido para ese día, y había que ver las famosos cataratas del río Rhin con una altura de 23m, es recomendable verlas en veranos con las crecidas del río, sobre todo en Julio, que es cuando fuimos nosotros. Es impresionante la cantidad de agua que circula, cuanto más te acercabas más te ibas mojando…

Cataratas del rio Rhin
Cataratas del rio Rhin

De vuelta de las cataratas paramos en Shaffhausen para ver el pueblo y la Fortaleza de Munot, un castillo muy bien conservado.
Partimos dirección Austria… Continúa en el siguiente capítulo…

En este capítulo os contamos el siguiente país que visitamos en 2002, Austria. Un país de 85.000KM cuadrados y 8 millones de habitantes, la moneda oficial es el Euro. Es el país de Mozart, el Danubio y con mucha parte de su territorio en los Alpes, os vamos a contar un recorrido por carretera en los Alpes con unas vistas impresionantes. En cuanto a los albergues, es de los países en los que los albergues son de gran calidad, a destacar el de Salzburgo, una maravilla. Bueno empezamos con la historia…


Día 5 (Zurich-Shaffhausen rheinfall-Bregenz-Innsbruck / Dist:600Km) :

… hemos pasado la frontera no sin antes pagar el impuesto de circulación por autopistas, otra pegatina más para el parabrisas del coche. Nada más cruzar la frontera hicimos la primera parada en Austria, una pequeña ciudad Bregenz, a orillas del lago Bodensee, lago que tienen también Alemania y Suiza. Dimos un paseo por la ciudad, muy tranquila pero sin nada destacable que ver, con lo que continuamos a nuestro destino del día, Innsbruk.

Llegamos a Innsbruk a media tarde y tardamos un buen rato en encontrar el Albergue (STUDENTENHEIM), creo que ahora no nos pasaría eso y es que la tecnología evoluciona… que gran invento el GPS…. Dejamos las mochilas y nos fuimos a patear la ciudad.
Innsbruk es la capital del Tirol y tiene mucho encanto, si no mirad una de las fotos que sacamos…

Insbruck
Insbruck

Merece la pena recorrerse el centro, una zona peatonal, destaca la plaza en la que se encuentra Goldenes Dachl, el tejadito de oro. Anduvimos durante unas dos horas cuando fuimos a parar a una zona en la que había dos bares con terrazas y con un montón de gente con unas copas de helado impresionantes… total… que no pudimos resistirnos, esperamos a que se liberara una mesa y nos dimos el placer de disfrutar esas copas…

Helados
Helados

Tras conseguir acabar con el helado nos fuimos al albergue a darnos la ducha de rigor y dormir para recuperar fuerzas para el día siguiente..

Viaje a Suiza, Austria y Alemania 2002 – Parte 2

Día 6 (Innsbruck-Grossglockner-Graz / Dist:500Km) :

A la mañana siguiente tras la ducha y desayuno de rigor nos dirigimos camino la carretera de los Altos Alpes “Grossglockner Hochalpenstrasse”, una carretera en un parque natural con unos paisajes increíbles, por lo menos gastamos un carrete de 32 entero. El recorrido empieza en el pequeño pueblo Zell am See y son unos 90km. En la entrada hay un peaje en el que pagamos 26€ y nos dieron un mapa con el recorrido y los puntos turísticos (12). La carretera está abierta desde Mayo hasta Noviembre de 5 a 22 horas.

En cada punto de interés suele haber tiendas y baños. Varios son pequeños museos en los que cuentan diversos temas, por ejemplo, la primera parada es Piffkar, en el que se puede ver la naturaleza de la zona, la séptima parada cuenta como se construyó la carretera, el punto más interesante del recorrido es el undécimo, donde se puede ver el glaciar Pasterze y un montón de marmotas pidiendo comida a la multitud de turistas.

En realidad no sólo pararás en los puntos de interés, más bien estarás parando cada poco para observar los impresionantes paisajes…

Paisaje Grossglockner
Paisaje Grossglockner

Incluso pararás hasta para ver vacas… y es que hasta las vacas tienen su encanto en este paisaje..

Vacas en Grossglockner
Vacas en Grossglockner

El recorrido finaliza en Lienz, y de aquí fuimos directos a Graz, en busca de nuestro nuevo albergue(JUGENDGÄSTEHAUS & JUGENDHOTEL).

Llegamos un poco tarde, por lo que no pudimos ver demasiado de esta pequeña ciudad, aunque tenía muy buena pinta. Anduvimos a la búsqueda de un buen sitio para cenar, y la verdad es que tuvimos una gran suerte, encontramos un sitio con una terraza en su interior en el que nos metimos una parrillada de carnes que estaba para chuparse los dedos…

Graz
Graz

Después de cenar volvimos al albergue para descansar, al día siguiente teníamos que llegar a uno de los platos fuertes de Austria…

Día 7 (Graz-Viena / Dist:200Km) :

Otro día más levantándonos prontito para llegar cuanto antes al siguiente destino, Viena, teníamos la intención de estar dos días allí para intentar ver lo más destacable de esta ciudad impresionante, y también para descansar un poco del coche.

Llegamos al albergue(HOSTEL HÜTTELDORF) prontito, pedimos la habitación, dejamos las mochilas y nos fuimos a darnos la mayor paliza a patear del viaje…

Cogimos el metro-tren hasta la estación más pintoresca de Viena, “Karlsplatz” de Otto Wagner, que estaba cerquita del centro y de aquí comenzó nuestra andadura..

Comenzamos el recorrido por “Karlskriche“, una iglesia barroca y luego nos dirigimos hacia el edificio de la opera, pasamos cerquita de un pequeño parque en el que había una fuente muy alta que mojaba la acera, aprovechamos eso para refrescarnos un poco, ya que hacía un calor impresionante y empezábamos a estar un poquito cansados… y sólo era el principio… Por fin llegamos al edificio de la opera, en frente había una cafetería con unos postres impresionantes, decidimos que era el momento de descansar un poquito tomando un café y un postrecito antes de continuar.

Opera de Viena
Opera de Viena

Cerca estaba el edificio de la “Sezession“, que parecía que tenía un Ferrero Roche en el tejado, seguimos nuestro camino a “Mª Theresian Platz“, una plaza grande rodeada de varios edificios entre ellos el museo de historia natural, en el que nos hicimos la típica foto graciosa con el elefante de la entrada “dumbo”…

En este punto las fuerzas ya empezaban a flaquear, pero aun así continuamos con nuestra peregrinación, dirección “MichaelerPlatz”, donde se encuentra el “Palacio Imperial ‘Hofburg“, una zona llena de monumentos , plazas y edificios emblemáticos de Viena, todo cerquita, “Pestsaüle“, “HeldenPlatz“, “La Michaelerfor“, “la puerta del Schweizerhof“, “JosephPlatz” y la catedral “Stephansdom“.

A la tarde-noche decidimos buscar el famoso Danubio azul. Encontramos lo que en aquel momento pensábamos que era el Danubio,

¡vaya decepción!, ¿azul?, si y yo soy millonario…

Menos mal que por casualidad al día siguiente nos encontramos de bruces con el verdadero Danubio… resulta que lo que habíamos encontrado era uno de los múltiples canales que hay por Viena…. ja, ja… que cazurros fuimos… pero bueno, me he adelantado a los acontecimientos.

Después de ver el Danubio azul llegamos a la zona del parlamento con su fuente de Athenea en la entrada.
Aquí nuestras fuerzas ya eran mínimas, así que nos tiramos en la hierba durante 15 minutos como indigentes… nos costó levantarnos un triunfo, pero lo conseguimos…
Como último destino del día decidimos ir a la noria más típica de Viena, “El Prater” para ver Viena de noche, pagamos los 7,6€ y dimos la vuelta de rigor.

Llegamos al albergue destrozados, decidimos que al día siguiente no madrugaríamos tanto como en los últimos días, si no que descansaríamos un poquito para recuperar fuerzas, ya que al día siguiente no teníamos que ir con el coche a ningún sitio.

Día 8 (Viena / Dist:0Km) :

Bueno, este día no madrugamos tanto como el resto, nos levantamos a las 10, justo para bajar para el desayuno. Después de la ducha y el desayuno decidimos comenzar con el plan que habíamos hecho la noche anterior.

Comenzamos cogiendo un tren hacia el palacio ‘Schlob Schönbrunn‘, palacio de verano para Maria Theresa, menudo palacete que tenía la niña, y eso que debía ser una versión reducida del que realmente se diseñó. El palacio tiene casi 1500 habitaciones. En la zona de los jardines se puede ver el Zoo más antiguo conservado en el mundo, también hay un recinto de mariposas y un museo de Carruajes. La verdad es que la extensión era gigante. Los parques estaban llenos de ardillas que debían estar muy acostumbradas a los turistas, ya que se acercaban a comer de la mano. La verdad es que no estaba mal el palacete, un poco pequeño para nuestro gusto, pero ya nos amoldaríamos para vivir allí…

Schloss Schönbrunn
Schloss Schönbrunn

Después de pasar la mañana visitando el palacete nos dirigimos a ver otro palacio, bueno dos en uno, “Schloss Belvedere”, el inferior y el superior. Pero antes de legar descubrimos el verdadero y famoso Danubio, ¡Que diferencia con el visto el día anterior!, por lo menos nos iríamos de Viena con buen sabor de boca respecto al Danubio, nos refrescamos en una fuente averiada que echaba agua para todos los lados y fuimos al Belvedere…

Llegamos a Belvedere a media tarde, comenzamos la visita por el palacio superior, el inferior estaba unos 1000 metros cuesta abajo por un parque que separaba ambos palacios. Merece la pena sacar un par de horas para verlo.

El cansancio empezaba a hacer mella, y encontramos un acogedor parque para hacer de mendigos y descansar un poco, los jardines del Rathause.

Cenamos fuerte en un restaurante que tenía buena pinta una calle por la volvíamos dirección al albergue, la verdad es que en Austria se come muy bien en los restaurantes, buena calidad y cantidad, creo que se llamaba “Wiener Küche”, y no es que me acuerde del nombre, es que tenemos una foto con un cartel en el que aparece ese nombre… por lo que suponemos que es su nombre…

Día 9 (Viena-Melk-Hallstat-Salzburgo / Dist:389Km) :

Después de descansar un día del coche nos dirigíamos a la última ciudad en la que estaríamos en Austria, pero antes teníamos al menos tres paradas, aunque al final una se nos escapó, el campo de concentración nazi de Mauthausen.

La primera parada era la abadía de Melk, Melk es un pueblo turístico y apacible y es conocido por su abadía situada sobre un peñasco y construida en 1736 por Jakob Prandtauer.

Abadía de Melk
Abadía de Melk

Después de ver Melk nos dirigimos dirección Hallstat, esperábamos que a medio camino en la autopista apareciera un cartel informativo indicando Mauthausen, pero no fue así, y llegamos a Hallstat.

Fue una lástima que estuviera lloviendo, sólo pudimos disfrutar de este pueblo a orillas del lago Hasllstätter See. Queríamos haber ido a la mina de sal que hay en el pueblo, pero no nos dio tiempo a verla, ya que llegamos al atardecer, ¡lástima!. La verdad es que de haber sabido como era el pueblo habríamos reservado una noche en algún sitio allí…

Hallstat
Hallstat

Llegamos al albergue de Salzburgo(EDUARD HEINRICH HAUS), ¡pedazo albergue!, de los mejores Youth Hostels que hemos estado, como diría Jesulín, dos palabras IM-PRESIONANTE, muy recomendable, y encima bastante céntrico, aunque hay algún otro en Salzburgo más céntrico.

Nos fuimos a dar una vuelta por el centro de Salzburgo, la ciudad de nacimiento de Mozart, enseguida te das cuenta de que allí debió nacer, su retrato por todos los sitios, hasta en bombones(muy buenos por cierto). Cerca de la catedral había una plaza donde estaba información y turismo, todavía estaba abierta así que decidimos entrar para pedir un plano de la ciudad y de paso preguntar por Mauthausen. Nos dieron la información y continuamos con nuestro pequeño recorrido, hicimos alguna foto y nos fuimos a dormir.

Salzburgo
Salzburgo

Viaje a Suiza, Austria y Alemania 2002 – Parte 3

Día 10 (Salzburgo-Mauthausen-Salzburgo / Dist:300Km) :

Hoy tocaba probar suerte e intentar encontrar el campo de concentración de Mauthausen, fue algo difícil, ya había oído que en Austria no estaban muy orgullosos de lo pasado durante la segunda guerra mundial y por eso no está muy bien indicado como llegar a el. Pero al final lo conseguimos, la verdad es que fue impactante. Es increíble lo que puede llegar a hacer el hombre…

En la entrada te ofrecían unos radio casettes que te iban guiando por el campo de concentración, el precio de la entrada era 1,82€. Dentro del campo se podía ver los barracones de los prisioneros, la lavandería, el crematorio, etc. Pero quizás lo más impresionante de todo estaba fuera, en la cantera, donde los nazis hacían subir y bajar a los prisioneros con piedras, muchos de ellos murieron por esas escaleras, a otros los arrojaban por el acantilado, los nazis los denominaban “Parachutist Cliff“, y luego nos llamamos raza “superior”, ¿Que diríamos si eso lo hiciera un animal?…

Al lado del acantilado había varios monumentos en conmemoración a los que habían padecido ese suplicio.

Mauthausen
Mauthausen

Después de verlo nos volvimos para Salzburgo, creo que estuvimos una hora sin poder decir ni una palabra en el coche.

Llegamos a Salzburgo a la hora de la comida, un compañero de trabajo me había hablado de una abadía en Salzburgo donde daban buena comida y como no cerveza. Lo encontramos siguiendo el río, vimos una gran terraza/patio con mesas y gente con jarras de cerveza y comiendo codillos, y nos dijimos, “es aquí”, muy recomendable la parada. Nos metimos un par de codillos y unas cuantas jarras de cerveza.

Después de comer nos fuimos a visitar la parte de Salzburgo que faltaba, al otro lado del rio pudimos encontrar el palacio de Mirabel, en el que pudimos ver una actuación de un grupo de música y bailarines en uno de los jardines. Cerca de este palacio se encuentra la supuesta casa en la que nació Mozart. Como era tarde no merecía la pena entrar para verla, así que fuimos a comprar unas cajas de bombones de Mozart.

La tercera y última parte de nuestro viaje del 2002 transcurre por el sur de Alemania, la intención era ver el castillo Neuschwanstein, y lo conseguimos…

Día 11 (
Salzburgo-Munich-Füssen / Dist:278Km) :

Nos levantamos con la idea de alojarnos lo más cerca posible del castillo Neuschwanstein, porque habíamos oído que para verlo tranquilamente había que intentar llegar lo más pronto posible, con lo que decidimos ir hacia una pequeña ciudad llamada Füssen.

Como pillaba de camino paramos en Munich, aparcamos el coche en un parking céntrico y nos dimos una vuelta por el centro de Munich, como a medio día empezó a llenarse de gente todo el centro, resulta que habíamos llegado el día que se celebraba el día del orgullo gay en Munich, menudo ambientazo había, carrozas, conciertos en la plaza, nos quedamos a comer ya que estábamos cerca de nuestro destino.

Munich
Munich

Llegamos a Füssen a media tarde, encontramos un punto de información con alojamientos en una plaza y a la segunda llamada encontramos alojamiento en una especie de Bed&Breakfast a la alemana, nos atendió una mujer encantadora, y la casa estaba muy bien aunque un poco a las afueras. Dejamos las cosas y nos fuimos a recorrer la pequeña ciudad.

Día 12 (Füssen-Neuschwanstein-Friedrichshafen / Dist:120Km) :

Nada más levantarnos nos fuimos a la búsqueda del castillo del que se supone se basó Walt Disney para diseñar su famoso castillo de Disney World, el castillo Schloss Neuschwanstein, construido por Luis II de Baviera, que quería un castillo de cuento de hadas, y la verdad es que lo consiguió. Por desgracia una de las fachadas estaba siendo remodelada cuando llegamos, pero tuvimos la suerte de entrar en una visita guiada en español. Coincidimos con una excursión de un viaje organizado español, y había algún pijo al que no le debió sentar demasiado bien que nosotros fuéramos en el grupo, incluso la guía tuvo que decir que estábamos en nuestro derecho de entrar con ellos… si es queee… hay genteeee…
La entrada nos costó 7€. Una vez visto el castillo se podía dar una vuelta por allí, y se llegaba a un puente desde el que se podían sacar las típicas fotos del castillo, hicimos las correspondientes y nos volvimos a Füssen a por las mochilas.

Neuschwanstein
Neuschwanstein

Antes de irnos de Füssen teníamos una cita con una especie de bola de chocolate blanco o negro que vimos la noche anterior por el escaparate y que tenía una pinta… La verdad es que nos defraudó un poco, era una bola de galleta y chocolate, no estaba mal, pero con la pinta que tenía pensamos que estaría mucho mejor. Después de terminar con la bola fuimos a nuestro nuevo destino, Friedrichshafen.

Una vez encontrado el albergue y dejado las mochilas nos fuimos a pasear por la ciudad, no es muy grande y está en el lago Constance, creemos que tuvimos suerte y llegamos en fiestas de la ciudad, eso o era la típica zona de veraneo ya que había mucha gente por el centro de la ciudad. Se supone que en esta ciudad se construyo en primer Zeppelin, tiene un museo dedicado a este “aparatito”. Pudimos ver uno sobrevolando el lago, pero no pudimos ir al museo debido a que llegamos tarde, una lástima. Por el borde de lago había un montón de tascas en la que podías tomar una copa o comer algo, principalmente codillo, salchichas o pollos asados. Decidimos que después de dar la vuelta cenaríamos codillo en uno de los puestos con una buena cerveza alemana… ¡una gozada!.

Día 13 (Friedrichshafen-Friburgo-Viene / Dist:973Km) :

Ya empezábamos la vuelta, al tener que hacer muchos kilómetros sólo planificamos una parada, Friburgo. Comeríamos allí y daríamos una pequeña vuelta antes de volver a la carretera.

La verdad es que no pudimos ver demasiado de Friburgo, pero tenía muy buena pinta lo poco que vimos, y encima está muy bien situado, cerca de la selva negra. Tenía un aire a Munich, quizás lo exploremos más cuando nos toque el viaje a Alemania..

Friburgo
Friburgo

Llegamos muy tarde a Viene, y para remate y afianzar nuestra opinión de los albergues Franceses, el albergue casi era una ruina, la chica.. bueno todas las chicas que nos llegaron a atender no tenían ni idea de Inglés y no hablemos de la actitud… Nos fuimos www.pointwu.com mosqueados a dar una vuelta… no se si por la impresión del albergue o que pero la ciudad no nos gustó nada… que le vamos a hacer..

Día 13 (Viene-SS / Dist:820Km) :

Nuestro viaje terminaba este día… tras desayunar malamente nos pusimos camino de nuestro punto de partida…